Estanislao Esteban Cardinal Karlic Estanislao Esteban Cardinal Karlic
Function:
Archbishop Emeritus of Paran
Title:
Birthdate:
Feb 07, 1926
Country:
Argentina
Elevated:
Nov 24, 2007
More information:
Send a text about this cardinal »
View all articles about this cardinal »
Spanish San Agustín obispo y pastor
Nov 22, 2007
Mons. Estanislao E. Karlic, Paraná - Argentina.

San Agustín, una de las figuras más sorprendentes de la historia de la Iglesia y de la cultura de Occidente, es uno de los pastores eximios, que a lo largo de los siglos, se ha constituido en ejemplo de generaciones sin perder vigencia en nuestros días.  Puestos ante su persona, nos sentimos deslumbrados por su pasión por la verdad y la radicalidad de su conversión, la delicadeza y la intensidad de su caridad,  la riqueza inmensa de su enseñanza, la profundidad y la armonía de su sabiduría.

Quiero sumarme a quienes expresan su gratitud a Dios por el don que es este Santo para la Iglesia y el mundo.  Mi exposición  quiere ser simplemente una meditación sobre el servicio episcopal, que  ejerció con amor y  fidelidad, cargando sobre sus hombros el peso de una responsabilidad que le abrió el camino de su santidad y de la de incontables hijos suyos a quienes fascinó con su persona, obra maestra de la gracia, como son los santos.

A. Obispo y Pastor

1. Pastor amado por su pueblo.  Pastor que ama a su pueblo.

Admira que a muy pocos años de su bautismo haya sido ordenado sacerdote y luego, también muy pronto, haya sido consagrado obispo.  Admira el modo como su ordenación fue ardientemente deseada y gozosamente celebrada por la Iglesia de su tiempo.  Mucho después de su consagración episcopal, treinta y cinco años, San Agustín da testimonio de la manera en que fue elegido, y cómo “por acto de violencia”, dice él,  fue llevado ante el entonces Obispo de Hipona para recibir la gracia del sacerdocio.

Nos relata San Agustín:

“Yo, a quien ustedes ven aquí como su obispo por la gracia de Dios, vine todavía joven a su ciudad, como muchos saben.  Buscaba un lugar donde fundar un monasterio y vivir con mis hermanos.
Había abandonado toda esperanza en este mundo y lo que podía ser no lo quise, ni siquiera busqué ser lo que soy.  Escogí “ser humilde en la casa del Señor, mas bien que vivir en la tienda de los pecadores” (Salmo 83,11).  Me mantuve lejos de aquellos que aman el mundo, pero no me consideraba igual a los que gobiernan los pueblos.
En el convite de mi Señor no elegí un lugar superior, sino el inferior y humilde, donde gustó el Señor decirme: “Sube más arriba”.  Temía el episcopado al punto de que, apenas mi reputación comenzó a afirmarse entre los siervos de Dios, evité venir a los lugares donde sabía que el oficio de obispo estaba vacante. Estaba en guardia contra tal eventualidad; hacía lo que podía para buscar la salvación en una posición humilde, más bien que estar en peligro ocupando un alto cargo.
Pero como he dicho, el siervo no debe contradecir a su amo.  Vine a esta ciudad para ver a un amigo, que pensaba ganar para Dios a fin de que pudiera vivir con nosotros en el monasterio.  Me sentía seguro, porque en el lugar había obispo.
Me prendieron y me hicieron sacerdote.  Así, por el escalón del sacerdocio, llegué al episcopado” (Serm. 355,2).

El Santo Obispo multiplica la confesión de su temor, de su terror ante la magnitud del cargo, de la responsabilidad  -de la “sarcina episcopatus”-.  No se encontraba preparado para ejercerlo y el cargo contradecía su proyecto de santificarse aislado en un monasterio, como acabamos de decir.  Su sentido de la Providencia y de obediencia a la voluntad de Dios lo llevó a aceptar.

Dice Agustín: “Donde me aterra lo que soy para ustedes, allí me consuela lo que soy con ustedes.  Para ustedes soy obispo.  Con ustedes soy cristiano”. “Vobis sum episcopus; vobiscum sum christianus”  (Sermo 340,1).   Esta frase, que aún hoy se repite en la Iglesia con admiración por su verdad y su belleza, nos abre a la comprensión de dimensiones esenciales de su espiritualidad episcopal.  En primer lugar, expresa la responsabilidad profunda de ser pastor, conductor de su pueblo: “Esta carga.. ¿qué otra cosa es sino ustedes?”:  Para ustedes soy obispo, dice.  Y en segundo lugar, manifiesta la convicción firme y limpia de ser como bautizado, igual a todos, porque todos estamos llamados a la dignidad soberana de la filiación divina y de la caridad: con ustedes soy cristiano.  

De esta manera ha ido identificando su condición episcopal: “Aquél es nombre del oficio recibido (obispo), éste es nombre de gracia (cristiano)=; aquél, de peligro; éste, de salvación”.  Si se distingue de sus fieles es para definir su oficio con el deber del amor: “A todos los debo amar... ayúdenme orando y obedeciendo; para que me deleite no tanto presidir cuanto servir (non tam praeesse quam prodesse) (Serm 340, 1,2).  No están equivocados quienes dicen que la categoría de servicio expresa su espiritualidad episcopal.

Le aterra tener que dar cuenta de sus fieles.  Se sabe responsable de su vida eterna.  Teme atender más a las alabanzas de sus ovejas que preocuparse por la vida espiritual de ellas.

Con ocasión de la consagración de otro Obispo,  Agustín vuelve a hacer su reflexión para que “sirva de exhortación para mí, de información para él y de instrucción para ustedes”.  “El que preside a un pueblo debe tener presente, ante todo, que es siervo de muchos.  Y eso no ha de tomarlo como una deshonra... porque ni siquiera el Señor de los señores desdeñó el servirnos a nosotros” (Sermo 340, A, 1).  “Veamos en qué es siervo el obispo que preside: En lo mismo en que lo fue el Señor... He aquí como sirvió el Señor, he aquí cómo nos mandó que fuéramos siervos: dio su vida en rescate por muchos...”.  “Cristo entregó su alma por nosotros; de igual manera, tenemos que entregar nosotros las nuestras por nuestros hermanos (1 Jn 3,16)”.  En el discurso que antes recordábamos decía: “Debo amar al Redentor: y sé lo que dijo a Pedro: Pedro, ¿me amas?  Apacienta mis ovejas... Se preguntaba por el amor y se imponía la labor” (Sermo 340,1).

Ser pastor para sus hermanos lo acerca a ellos con un  nuevo título, lo reúne con ellos con un nuevo vínculo, en el camino de la salvación que recorren juntos.  Sabe que no puede salvarse sino en la Iglesia, y él quiere salvarse con ellos. (Cfr. Sermo 17,2).

El amor del pastor es acompañarlos en este camino sin abandonarlos cuando llega el peligro.  Reclama a sus sacerdotes no abandonar a su grey en momentos difíciles, aunque ello entrañe peligro de muerte.  En esto también hay que imitar a Cristo que murió por nosotros. El estaba dispuesto a dar la vida por los suyos (Ep. 91,10).  Pedía al Señor morir por los fieles.  Es lo que exige la imitación del Señor, Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.

“Yo a la vez que los alimento, me alimento con ustedes.  Concédame el Señor fuerzas para amarlos hasta morir por ustedes ya en la realidad, ya en la disponibilidad (aut effectu aut affectu).  Del hecho de que el Apóstol Juan no sufrió la pasión no ha de deducirse que su alma no pudo estar dispuesta para ella.  No sufrió la pasión, pero pudo sufrirla: Dios conocía su disponibilidad” (Serm. 296,5).

El pastor debe estar siempre dispuesto al martirio.  Aceptaba San Agustín que un pastor evitara el peligro del martirio huyendo, si es que su comunidad quedaba protegida en su vida espiritual.  Si así no era el caso, debía quedarse y enfrentar la posibilidad del martirio.

Si la vocación martirial es propia del cristiano, porque el que pierda su vida la ganará y el que la gane la perderá, con especial razón es propia del pastor. Quien siendo obispo no tuviera esta actitud interior, más que obispo era “un espantapájaros en la viña” (Epist. 237). O simplemente, el obispo malo no es obispo.

El fue amado por su pueblo, que lo eligió.  El amó a su pueblo, por quien se entregó.  Estaba dispuesto a dar su vida por él.

2. Pastor de la Iglesia Católica

Su auténtico espíritu evangélico y misionero lo lleva a ejercer su episcopado con gran generosidad.  Este se puede distinguir en tres ámbitos: la iglesia local de Hipona, no grande pero “inquieta y necesitada”, la Iglesia africana, dividida tristemente entre católicos y donatistas, y la Iglesia universal, atacada por los paganos y conmovida por diferentes movimientos heréticos. (Cfr. Juan Pablo II, XVI° Centenario de la conversión de San Agustín, Roma, 28.8.86).

En Hipona, su Iglesia particular,  desarrolló a pleno su pastoral episcopal. Las predicaciones en la liturgia eucarística constituyeron una tarea de gran envergadura.  Allí tenía sus predicaciones a veces cotidianas.   Hay quienes calculan en unas cuatro mil homilías las que se habrían recogido en el Obispado de Hipona, de las cuales se han conservado alrededor de quinientas.  Se han conservado también catequesis que él mismo brindaba a los catecúmenos, además de otras obras que incesantemente dictaba o escribía para su pueblo.

Su labor de pastor era variadísima e ininterrumpida: la celebración de la Eucaristía y de los otros sacramentos, la atención de todos los problemas diocesanos ordinarios, los problemas más generales de la población que trataba en la “audientia episcopalis”, que lo atrapaban al punto de no poder a veces tomar su comida; en fin, su actividad judicial, que aunque no fuese tarea propia de la misión episcopal, era costumbre en esa región  fuese ejercida por el obispo.  Sus lamentos por el cúmulo de tareas que lo apartaban de lo que más amaba, fueron siempre delicados, acompañados  de la aceptación sincera y sencilla de la voluntad de Dios.

Se ocupó muy eficazmente de la formación del clero y de la atención de los monjes y de las monjas, dejando en herencia a su sucesor una diócesis rica en  sacerdotes y en personas consagradas a la vida religiosa.  Atendió a los pobres, a quienes amaba entrañablemente.

En la Iglesia de África se hizo presente por la generosa colaboración con otras diócesis para predicar o participar en las controversias y reuniones que tenían lugar con motivo de las herejías y errores doctrinales.

No podía no actuar con motivo de los grandes problemas de fe que se daban en su tiempo, muchas veces con violencia.  Su celo por la verdad lo impulsaba a responder con celeridad en defensa de la Iglesia, de su fe y de su unidad.

No se negaba a las invitaciones que le hacían desde distintas ciudades.  Sirvió en la lucha contra los maniqueos, contra el cisma donatista, contra los pelagianos, los arrianos, etc.  Todo lo cual le significó no sólo dificultades en la discusión de las ideas sino hasta peligro de muerte.

En la Iglesia universal hizo presente su estupendo magisterio.   Enriqueció la doctrina católica con  sus grandes obras, o más bien, con todas ellas, que ya entonces se difundían fuera del continente y llegaban  con enorme prestigio a las distintas partes de la Iglesia.

El mandato misionero de Cristo resucitado lo llevaba a pensar y desear la reunión de todos los pueblos en la unidad de la Iglesia, porque el designio de Dios no deja fuera ni un solo hombre, ni un solo pueblo, ni un solo pedazo de la tierra.  La conversión de nuevos pueblos los incorpora a Cristo y a la Iglesia: “En todo el orbe de la tierra todavía es edificada (la Iglesia): creció mucho esta casa y  llenó muchos pueblos, pero todavía no a todos los pueblos; creo que tiene a muchos pero debe ocupar aún a todos.  Todavía crece, todavía han de creer todos los pueblos que aún no han creído... ¿y los bárbaros han de creer?... Donde aún el imperio romano no se ha extendido, ya Cristo lo posee.  Donde aún está cerrado para los que luchan con hierro, no está clausurado para aquel que lucha con el leño.  El Señor reinó desde el leño” (Enarr. In Ps. 95).

Y en otro lugar dice el Santo Obispo: “Toda esta sociedad redimida, esto es, la congregación y la sociedad de los santos, sea ofrecida como sacrificio universal a Dios por el Gran Sacerdote, que también se ofreció a sí mismo en la pasión por nosotros para que seamos el cuerpo de tan digna Cabeza.  A ésta la ofreció, en ésta se ofreció, porque según ésta es mediador: en ésta es sacerdote, en ésta es sacrificio... todo el sacrificio somos nosotros mismos.  Este es el sacrificio de los cristianos.  Muchos somos un solo Cuerpo de Cristo”. (Expos. Epist. ad Rom. 83).  Su ardor misionero se veía impulsado también porque sostenía, como San Cipriano, que “fuera de la Iglesia no hay salvación”.

Este inmenso apostolado lo hizo un obrero infatigable en la viña del Señor.  Hasta último momento trabajó aprovechando “las gotitas de tiempo” para llenarse de la luz de la verdad y transmitirla.  Su eminencia intelectual lo hizo crecer inmensamente.  Es un genio extraordinario sin duda.  Es un don de Dios.  Pero creció también porque trabajó, trabajó en el mundo del espíritu, en donde el trabajo es muy arduo.  Su sabiduría es don de Dios y tarea del hombre.  Trabajó hasta el fin de sus días, día y noche, dejando  obras inconclusas.

3. El Buen Pastor y los buenos pastores

El Pastor del único rebaño que es la Iglesia es Jesús.  La misión de los pastores no se puede ejercer sino como ministros del Señor.  Es El quien permanece como único pastor de la Iglesia no sólo porque es quien elige y envía a los apóstoles y a sus sucesores, los obispos, sino porque está presente en ellos,  consagrados para esta misión.  Cristo es el Buen Pastor, que pastorea a sus ovejas, es el que da la vida por sus ovejas, pero son también buenos pastores Pedro y los demás pastores que han dado  la vida por sus fieles.  Son buenos porque Jesús está en ellos y obra por ellos, y porque ellos imitan a Jesús en su humildad, en su obediencia y en su pasión.

Escuchemos al Santo: “Por lo tanto, para que no pienses que Salomón... edificó la casa de Dios, la Escritura, dándote a conocer otro Salomón, comienza a decir en el salmo: “Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajarán los que la construyen”.  “Luego, el Señor edifica la casa, nuestro Señor edifica la casa.  Muchos trabajan en la edificación; pero si El no edifica, en vano trabajarán los que la construyen. ¿Quiénes son los que trabajan en la construcción?  Todos los que en la Iglesia predican la palabra de Dios, los ministros de los sacramentos de Dios.  Todos corremos. Todos trabajamos. Todos edificamos ahora... Pero si el Señor no edificare la casa, en vano trabajarán los constructores... El edifica, amonesta, atemoriza...  Esta es la Jerusalén (una sola casa de Dios y una ciudad), la cual tiene guardias, como tiene constructores que trabajan para edificarla, tiene también guardianes... El apóstol era custodio; vigilaba en cuanto podía, sobre aquellos a cuyo frente se encontraba, y los obispos hacen esto”.

A los Obispos les corresponde un lugar más alto (altior locus) para que supervigilen (superintendant) y custodien al pueblo.  Porque lo que se dice en griego episkopos, se interpreta en latín como “superintentor”, superintendente,  el que supervisa,  el que mira desde arriba con atención.
“Y de este lugar alto se ha de dar arriesgada y minuciosa cuenta, si no permanecemos aquí con el corazón, humillados a vuestros pies y orando por vosotros, para que quien conoce vuestros pensamientos (el Señor) los custodie...  Y puesto que custodiamos como hombres y no podemos hacerlo perfectamente ¿permaneceréis sin custodio?  No por cierto... Trabajamos custodiando, pero nuestro trabajo será inútil si no custodia el que ve nuestros pensamientos.  El custodia cuando estáis despiertos.  El custodia cuando dormís... Yo los custodio por el oficio del gobierno  pero quiero ser custodiado con ustedes.  Yo soy pastor para ustedes, pero soy oveja con ustedes bajo aquel pastor.  Desde este lugar soy como doctor para ustedes, pero soy condiscípulo de ustedes en esta escuela bajo aquel único maestro.  Si queremos ser custodiados por Aquel que se humilló por nosotros y que fue exaltado para custodiarnos, seamos humildes...”

Custodios ubicados en un lugar superior, los obispos necesitan ser custodiados a su vez.  Nadie ocupa debidamente su lugar superior como obispo, si no ocupa su otro lugar inferior a los pies de quienes le deben obediencia, si no hace esto con humildad sincera.

Distintos binomios de categorías opuestas son utilizados con ingenio y belleza para profundizar admirablemente la relación de pastor y fiel: Pastor y oveja, custodio y custodiado, estar en lo alto y estar en lo bajo; doctor y discípulo; obispo y cristiano.

Estas ideas me recuerdan lo que dice San Agustín de los dos amores que construyen la Ciudad de Dios:

“Dos amores han fundado dos ciudades: el amor de sí hasta el desprecio de Dios ha generado la ciudad terrena, el amor de Dios hasta el desprecio de sí ha generado la ciudad celeste.  La primera se gloría de sí misma, la segunda en Dios... En aquella domina la concupiscencia del dominio, en ésta se sirven recíprocamente en la caridad, los jefes mandando y los súbditos obedeciendo.  Aquella en sus poderosos, ama la propia fuerza; ésta dice a su Dios: Te amaré, Señor, mi fuerza.” (De Civ. Dei 14,28)

4. Virtudes del buen pastor

San Agustín confiesa claramente que la salvación es la comunión con Cristo, la vida de docilidad a su Espíritu, la imitación del Señor, la caridad  hasta la entrega total de sí mismo. Este es el destino común, fuera del cual no hay salvación.

Ese destino común se ejerce según la naturaleza de los oficios que cada uno debe cumplir por voluntad de Dios.  El sabe que es cristiano, y dentro de su condición de tal ha recibido el llamado a ser obispo.  Esta novedad con respecto a lo que él era antes, le es una carga muy grande que lo aterra.  Lo que como cristiano común debe hacer para su salvación, como pastor lo debe hacer para salvación de todos.  Es la novedad que le hace vivir las virtudes en una forma nueva: debe vivirlas para servir a todos sus hermanos, como pastor,  con la responsabilidad por toda la comunidad y por todo el mundo.  El episcopado es una consagración de toda la persona para siempre y para todos.  “El que preside a un pueblo debe tener presente ante todo, que es siervo de muchos” (Serm. 340,A, 1)

B. Officium amoris

1.  Dispensador de la Palabra

1. Maestro y discípulo

San Agustín, apenas ordenado, dice que el sacerdote es “un hombre que administra al pueblo el sacramento y la palabra de Dios” (Epist. 21,3).  Consecuente con su personalidad, desarrolló su pastoral muy especialmente como ministerio de la palabra, inmenso por su predicación y sus escritos.

La humildad del Santo le hacía ver cuán difícil es conocer y transmitir la verdad, especialmente la verdad de Dios, aunque sea “un poquito”.  Pocos años después  de su ordenación episcopal, hablaba de “la difícil carga de expresar la verdad” (Ep. 29,7).  Sin embargo, la certeza de la intimidad  de Jesús con la Iglesia, le enseñaba que él, como todo el que anuncia la palabra revelada, era mero instrumento de Dios: “Somos servidores de la palabra, no de la nuestra, sino de la de Dios y Señor nuestro” (Sermo 114, 1).  En realidad la Palabra que habla en la Iglesia  es siempre Cristo mismo, el Verbo del Padre. El predicador es la voz. Al referirse a San Juan Bautista dice  Agustín:   “No sólo él era la voz (Sermón  288). Todo aquel que anuncia el evangelio es voz del Verbo... El Verbo, aun permaneciendo junto al Padre, ha enviado a muchos predicadores.  Envió a los patriarcas, a los profetas y a muchos otros, para que lo anunciaran.  Permaneció el Verbo junto al Padre, pero envió las voces; y tras haber enviado muchas voces, vino el Verbo en persona, en su elemento propio, hecho voz y hecho carne”.  Por último, eligió la voz de los apóstoles y predicadores.

En otro lugar de sus escritos, suponiendo la profunda unidad de Cristo y la Iglesia,  Cabeza y Cuerpo,  Esposo,  Esposa,  que él enseñaba tan espléndidamente, San Agustín explica:  “Si reconocemos que hay dos en una carne, (en el matrimonio) reconozcamos que hay dos en una sola voz” (En. In Psal. 40).  Y en otro escrito: “Se hace como de dos una cierta persona, de la cabeza y el cuerpo, del esposo y la esposa”... “Si dos en una carne, ¿por qué no dos en una voz? ” (En. In Psal. 30).

Sostenido por estas convicciones,  la predicación de San Agustín fue la de un pastor  sabio y  santo, elocuente y  penetrante.  La belleza de sus escritos lo muestran.  Más espléndida sin embargo, fue su viva voz, según dice Possidio, su biógrafo.  

Su celo de obispo y pastor lo llevaba a ocuparse personalmente de la catequesis de la iniciación cristiana. En “De catechizandis rudibus”, la catequesis de quienes tienen poca preparación, el Santo Obispo muestra su interés y su capacidad para transmitir su profunda sabiduría a los que culturalmente están más desguarnecidos.  El misterio, que es Cristo, es el destino común de todos los hombres.  No hay diferencia de destino.  La unidad de destino constituye la igualdad en la dignidad.   Todos somos capaces de Dios porque todos somos objeto de su amor.  Dios, que con amor maravilloso nos creó, con amor más maravilloso nos redimió ofreciéndonos su vida.  El pastor que ama a sus fieles como Cristo los ama, debe ser instrumento del Señor  y debe buscar los caminos posibles para comunicar el misterio prometido a todos por Jesús y que todos esperan.  Es admirable su confianza en la capacidad de comprensión de los fieles. La Verdad y la Vida de Jesús es para todos.  La única exclusión posible es la autoexclusión del pecado.  Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

El obispo es servidor de su pueblo por el ministerio de la palabra  de Verdad.  El gran maestro que es Agustín enseña con una palabra colmada de verdad.  La belleza de su forma manifiesta  la belleza de la realidad que expresa. La palabra veraz y bella debe proceder del amor e inclinar al amor.   La Palabra dicha al mundo para su salvación, que es  el Verbo encarnado, procede del amor del Padre y suscita su amor en la Iglesia.  De la misma manera, la palabra del pastor debe proceder de su  amor y debe  ordenarse a suscitar el amor del oyente.  

San Agustín vuelca la riqueza de su espíritu en todo lo que hace y dice.  Es, como se expresaban en la Edad Media “un alma sinfónica”.  Reacciona frente a todo lo que experimenta con la armonía que procede de la verdad y del amor, con la sinfonía de la humildad y de la paz.  Su alma era como un instrumento musical, “amiga de ritmos y creadora de armonía”, en la bella expresión de V. Capánaga  (Pensamientos de San Agustín,  BAC, Madrid, 1996, p. 8).  Toda palabra tiene su belleza y su poder. A la persona se la gana desde su interior por la luz de la verdad y la seducción del amor y la belleza.  San Agustín lo sabía.  En el uso admirable de su palabra cautivó y aún hoy cautiva a quienes lo conocen.  

El pensó que el Obispo debe transmitir la palabra que Dios ha pronunciado sobre la historia de los hombres, no otra.  Esa palabra está contenida en las Sagradas Escrituras,  cuyo centro es Cristo.  Y debe ser transmitida como  la conoce y entiende la Iglesia, que tiene para ello la asistencia divina.  En esta delicada tarea  en que juega su fidelidad a la verdad de la palabra de Dios, usa también  los instrumentos  que le había dado la cultura de entonces.  Su estilo literario fue adquirido en las escuelas  de los maestros de su tiempo, entre los cuales tuvo mucho relieve el gran obispo San Ambrosio.  Nuestro Santo  es heredero de la cultura de su tiempo, y como buen evangelizador, la asumió, la sanó y la elevó.  Primero en sí mismo, después en su ministerio, para llegar al corazón de sus hermanos en medio de los acontecimientos de cada día.  Por la encarnación, el Verbo se hizo temporal.  Desde entonces el tiempo es camino del Señor y de la Iglesia, la cultura es camino de la evangelización.

La enseñanza del Obispo Agustín se dirigió a todos los hombres de su sociedad: a hombres simples y letrados, a amigos y enemigos, a cercanos y lejanos.  Su convicción de que la fe era don para todos, hizo extremar sus explicaciones para los menos cultivados, los pequeños del evangelio,  como dijimos, esforzándose, por otra parte en hacer largas y delicadas exposiciones para los más letrados.

Se descubre la profundidad de su inteligencia en los finos análisis de sus grandes libros, De Trinitate o De civitate Dei o las Confesiones, entre otros.  

Su deseo apostólico le incita a ir al encuentro de los más estudiosos escribiendo libros sobre las cuestiones que les interesaban.   Su amor a la verdad que es Cristo le hizo buscar  a los que estaban en el error, con algunos de los cuales él estuvo algún tiempo.  Participó en encuentros importantísimos y escribió numerosas cartas para estar en contacto con ellos.  Sus relaciones humanas fueron muy numerosas y extendidas a las diversas regiones de la Iglesia.

En fin, sus predicaciones y sus escritos están entre las mayores producciones de un Obispo en la historia de la Iglesia.

Es uno de los máximos teólogos de la Iglesia de todos los siglos, con una influencia, como ya dijimos, honda, permanente, actual.  Para él la  teología “es la ciencia que engendra, nutre, protege y fortalece la fe saludable... ciencia en la que muchos fieles no están impuestos aunque rebosen de plenitud de fe.  Una cosa es saber solamente lo que el hombre ha de creer para alcanzar la vida feliz... y otra saberlo de suerte que sea de provecho para los buenos y sea defendido contra los impíos” (De Trin. 14, 1,3).

La amplitud de la acción pastoral no puede dejar de atender a la teología.  Por sí o por otro, todo pastor debe considerar este campo como propio de la acción evangelizadora.  San Agustín la ejerció con esplendor en las  cuestiones  centrales del misterio de la fe como  la Trinidad,  Cristo,  la Iglesia, el hombre, la escatología.  Toda su Teología manifiesta un valor realmente singular por la profundidad y la universalidad de su contenido, por la humanidad de su método y la cercanía de su lenguaje.

2. Defensor de la fe

La pasión del Santo Obispo por la integridad y la pureza de la verdad, se manifiesta en sus respuestas  a los errores de su tiempo.  Estos le dieron oportunidad de desarrollar con amplitud y con mordiente la explicación de los grandes misterios cristianos como respuesta a los mayores problemas del ser humano.

Agustín, que logró salir del error maniqueo, para dar después de un tiempo de dura lucha interior   el paso de la auténtica conversión,  abrazó a Jesucristo con todas las fuerzas de su corazón y para siempre. Sabía que su conversión era obra de la misericordia de Dios, que lo llevó al camino  de la verdad plena.

Comprendió que la verdad debe ser buscada con amor,  acogida con amor, conservada en el amor y transmitida con amor.  Esconder la verdad o callarla era abandonar el amor a sus adversarios y también  a sus hermanos.  

Sin embargo, la experiencia del error vivida en sus primeros años, lo hace profundamente humilde, paciente y  comprensivo con los que están equivocados.  A los maniqueos, antiguos compañeros y correligionarios, les decía con delicadeza: “Sean duros con ustedes los que no saben con cuanta fatiga se encuentra la verdad y cuan difícilmente se evitan los errores... los que no saben cuántos suspiros y cuántos gemidos son necesarios para llegar a comprender, aunque sea un poquito, a Dios... Pero yo,... yo no puedo serlo absolutamente... yo debo tener tanta paciencia con ustedes cuanta tuvieron conmigo, cuando seguía su  doctrina...” (Contra epist. Manichaei  2-3).  

Así como no se callaba ante el error de los demás, aceptaba de corazón que otros pudieran discutirle sus posiciones.  En la controversia pelagiana, sufrió mucho frente a la posición de sus hermanos, los monjes de la Galia.  Sin embargo siempre conservó la humildad y la entereza de mantenerse abierto a las objeciones: “Cuando las observaciones de los que leen mis escritos me permiten no sólo instruirme, sino también, y sobre todo corregirme, sostengo eso como un beneficio de Dios.  Y es este servicio el que espero sobre todo de los doctores de la Iglesia”.  

No obstante, tiene la libertad de hacer con sencillez sus advertencias: “Los que piensan que yo me equivoco, consideren diligente y repetidamente lo que escribo, para que no suceda que sean precisamente ellos los que se equivocan” (De dono perseverantiae 24,68).

Su gran inteligencia y su amor por la verdad, lo hicieron defensor insigne de la capacidad natural del hombre de conocer la verdad.  No es fácil encontrar una mejor defensa.  El describe sencilla y diáfanamente que el hombre no puede vivir, no puede existir sin conocer la verdad.

Dice Agustín: “Han dudado los hombres... Sin embargo, ¿quién dudará que vive, recuerda, entiende, quiere, piensa, conoce y juzga?, puesto que si duda, vive; si duda, recuerda su duda; si duda, entiende que duda; si duda, quiere estar cierto; si duda, piensa; si duda, sabe que no sabe; si duda, juzga que no conviene asentir temerariamente” (Trin. 10, 10,14).  Y en otro lugar corrobora su fuerte convicción afirmando rotundamente: “¿Y si te engañas? Pues, si me engaño existo.  El que no existe, no puede engañarse, y por eso, si me engaño, existo” (De Civ. Dei 11,26).

Esta defensa estupenda de la dignidad dell hombre en su capacidad de conocer la verdad, es de un valor inmenso para nuestro tiempo caracterizado por un  pensamiento débil  y una voluntad frágil. El testimonio de Agustín no se clausura en el ámbito puramente intelectual sino que se abre a la totalidad de la persona y exige una conducta moral consecuente.

En la búsqueda de la verdad plena, no basta la luz de la razón.  Es necesaria la fe.  La fe y la razón son las dos alas con que el hombre se eleva a la contemplación de la verdad, escribe Juan Pablo II en Fides et Ratio.  Nuestro Santo Obispo había dicho por su parte: “Cree para que entiendas” (Crede ut intelligas), porque la fe me lleva a entender lo que con la sola razón no puedo.  “Entiende para que creas” (Intellige ut credas), porque la razón me muestra a quien se debe creer (Sermo 43,9).  “El creer no es otra cosa que un pensar acompañado de asentimiento.  No todo el que piensa cree.. pero todo el que cree, piensa; y piensa creyendo y cree pensando” (De praed. Sanct. 2,5).

“La fe tiene sus ojos” y “nos hace ver en cierto modo que es verdadero lo que no vemos y que es cierto que todavía no vemos lo que creemos” (Cfr. Trapé, A., Agustín de Hipona, Buenos Aires, 1984).

Su fe y su inteligencia, fieles a la verdad, vivaces y generosas, le llevaron a Agustín a enfrentar a los adversarios.

Frente a los maniqueos tuvo la oportunidad de enseñar la verdad de la creación, la creación de la nada por el poder y el amor de Dios,  para mostrar la bondad de Dios que crea todo gratuitamente,  y la bondad de todas las creaturas fuera de Dios, porque proceden de Dios, Sumo Bien.

El mal procede de la creatura, no tiene ser en sí mismo.  Es privación de ser.  No se explica por “causa eficiente” sino por “causa deficiente”.  No existe el mal absoluto.  El mal es siempre carencia de un ser que en sí mismo es bueno.  El hombre también, que procede de Dios, es de naturaleza buena.  No tiene un alma mala, sólo tiene un alma, que por naturaleza es buena.  Su pecado, el mal, procede del hombre mismo.

De San Agustín hemos recibido este mensaje para enfrentar el gran problema del mal, una de las causas de la negación de Dios en todos los tiempos.

Dios es esencialmente bueno.    Dios ha permitido el mal para que brillen el poder y la misericordia divina.  Esto constituye otra lección estupenda del Santo Doctor heredada por el magisterio de la Iglesia para las generaciones posteriores, que ayuda inmensamente a conocer el misterio de iniquidad que es el pecado.

Los donatistas habían dividido en dos a la comunidad de Hipona y  de África.  San Agustín luchó contra sus errores haciendo que sus fallas gravísimas en la concepción de la Iglesia y de los sacramentos, fueran corregidas.  La Iglesia no es sólo la comunidad de los justos.  Ella, santa por la gracia de su Evangelio y de sus sacramentos, encierra sin embargo en su tejido social a justos y pecadores.  El bautizado pecador no deja de pertenecer a la Iglesia aunque carezca de la vida de la gracia.  La Iglesia es una comunidad “mixta” según la terminología de Agustín.  La santidad de la Iglesia, sin embargo, hace que el bautismo administrado por un pecador no deje de ser válido. No hay que bautizar de nuevo –como  pretendían los donatistas-  a quien ha sido correctamente bautizado por un pecador.  La verdad de que el sacramento es válido aunque el ministro sea pecador, hace conocer que el don del sacramento es realmente sobrenatural porque procede del amor gratuito de Cristo, amor que se difunde a pesar de las miserias de los hombres.  Esto es razón de confianza y de paz para quienes se acercan bien dispuestos a recibir la gracia del Señor: el Espíritu llega a su corazón para comunicarse y santificar a las personas que han creído en la Iglesia y su ministro.  

La distinción entre la celebración válida y fructuosa de los sacramentos y la celebración solamente válida pero infructuosa, es sumamente importante en la existencia cotidiana de los cristianos.  Con esto, el Obispo Agustín da a la Iglesia una doctrina que convence a muchos donatistas y  deja para los siglos como herencia una sabiduría de humildad y de confianza extraordinaria para la vida espiritual y pastoral.  La Iglesia aparece como signo e instrumento del amor misericordioso y gratuito del Señor.  

Los pelagianos hicieron sufrir mucho a San Agustín.  Exaltaban el deber moral del hombre, y  sostenían que el pecado de Adán fue sólo un mal ejemplo, que no había lesionado a la persona humana en su libertad. El hombre con sus solas fuerzas naturales podía llevar una vida  honesta de acuerdo a la ley natural.  La gracia, decían, es un don divino necesario para vivir la vida nueva de hijos de Dios, pero no para cumplir con la ley moral en el nivel natural.  San Agustín, desde su experiencia de salvación por pura misericordia de Dios, no podía quedar sin reaccionar vivamente.  El hombre no puede, por sí mismo, obrar sino pecado y mentira.  Jesucristo es el único Salvador.

Hubo monjes que matizaron la propuesta sosteniendo que el “inicio de la fe” (initium fidei) era la disposición a la vida de la gracia que se podía obtener por la fuerza natural propia del hombre, aunque la gracia misma fuera auténtico y mayor don de Dios.  El hombre, por lo tanto,  que es moralmente enfermo, es curado gratuitamente por  Dios, quien es  el médico.  Está en la potestad del enfermo, de sus fuerzas propias, el llamar al médico. Esta es una posición común también hoy entre los fieles.

La respuesta de San Agustín es absoluta: sin el auxilio misericordioso de Dios por Jesucristo y su Espíritu, el hombre no puede iniciar el camino a la gracia.

Cristo no es un suplemento añadido a la moral de los hombres para hacerlos simplemente mejores.  No.  El es absolutamente necesario para que la persona humana abandone el pecado y viva como hijo de Dios.  Sin el auxilio del Señor el hombre no puede vivir sin pecar.  Es verdad, sin embargo, que Dios quiere que todos los hombres se salven y a todos acude con su gracia.

“Dios no manda cosas imposibles sino que mandando advierte hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas” (De nat. et gratia 50).  San Agustín nos enseña a orar pidiendo: “Da lo que mandas, y manda lo que quieres”.  Por eso decimos que la vida justa de los hombres, siendo imposible sin Cristo, es posible con El.  Posible aunque difícil.

La enseñanza antipelagiana muestra que el mundo de la gracia es el reino de la gratuidad, de la misericordia divina, que siempre acompaña a los hombres, como Jesús acompañó a los discípulos de Emaús.  Nada que sea  puramente humano  merece la gracia de Dios.  Aun la disposición a ella es fruto de la misericordia de Dios.  Estamos llamados a vivir en un designio de permanente gratuidad misericordiosa.  La enseñanza de nuestro santo ha sido tan excepcional que con razón se lo llama “Doctor de la gracia”.

Los arrianos también fueron parte de los enemigos de la fe contra los que tuvo que luchar Agustín.  Debió enseñar la verdad fundamental de que Jesucristo es Hijo de Dios igual al Padre.  Eterno como el Padre, siempre existió.   “No hubo tiempo en que el Hijo no fuese”.  Consustancial al Padre.  Dios verdadero de Dios verdadero, no es un ser menor.  La Trinidad es el misterio del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, tres Personas Divinas iguales entre sí.  En Jesucristo, uno de la Trinidad se hizo uno de la humanidad.

En fin, en las controversias que hemos recordado y en otras, San Agustín coronó en una sabiduría estupenda, su búsqueda de la verdad de Dios, del hombre y de toda la creación.

El  amor por la verdad se encendió en su conversión con un ardor nuevo que lo hizo exclamar: “Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva; tarde te amé” (Conf. 10,27).  Este amor lo sostuvo en la pureza de su fe y lo llevó a la más alta contemplación. Desde Dios, por su gracia, marchó siempre buscando a Dios, buscando  su comunión y  su gloria.  En toda verdad encontraba a Dios, a ese Señor que estaba en su alma y era “más interior que su propia intimidad” (interior intimo meo).

2. Dispensador de los sacramentos

1. Ministro de los sacramentos.  El sacrificio de la Eucaristía.

Su pastoral fue también un profundo y amplio ministerio litúrgico, centrado en la misa cotidiana y semanal y en las grandes celebraciones anuales de Cuaresma y Pascua con su comunidad.  La reconstrucción de una celebración dominical en Hipona, que hace uno de sus grandes estudiosos (Van der Meer), nos introduce en la profundidad, en la solemnidad y en la belleza de su liturgia.  Su doctrina sobre la presencia viva del Señor resucitado en la Iglesia que dispensa la palabra y el sacramento, le permitía descubrir la cercanía del Señor glorioso y llenar de santidad la fiesta de su pueblo.  Su homilía, que podía durar alrededor de una hora, además de la segunda predicación, que podía tener lugar antes de la comunión, inundaba con la verdad de la palabra toda la liturgia.  Esta se constituía en una iluminación de la fe de la asamblea y en una muy intensa celebración del amor de Dios y de la Iglesia.

La Eucaristía es el sacramento del sacrificio de Cristo. Con El, en la unidad de la Iglesia, su Cuerpo,  nos ofrecemos en sacrificio a Dios.  La Eucaristía acaba de hacernos miembros de Cristo y así, acaba de hacernos Iglesia.  Por El, con El y en El, somos participantes del sacrificio de Cristo que nos lleva al Padre para participar en Cristo de su gloria.

“Toda la ciudad redimida... la congregación y sociedad de los santos, ofrece a Dios su sacrificio universal por ministerio del Gran Sacerdote.  Este se ofreció a sí mismo en su pasión por nosotros, a fin de que nosotros fuéramos el cuerpo de esa Cabeza... Este es el sacrificio de los cristianos: muchos un solo cuerpo en Cristo.  Este misterio la Iglesia también lo celebra asiduamente en el sacramento del altar, conocido de los fieles, donde se le muestra que en la oblación que se hace, se ofrece a sí misma”. (De Civ. Dei 10,16).

Con profundo realismo, nos enseña el Santo Doctor:  “Es el misterio de ustedes el que está colocado sobre el altar.  Es el misterio de ustedes lo que reciben.  A lo que son es a lo que dicen Amén”.  Nos quiere decir Agustín: sobre el altar está el Cuerpo de Cristo entregado.  Somos en él, cuerpo, vida entregada a Dios Padre.  Sobre el altar está la Sangre de Cristo derramada.  Somos en él, sangre derramada, vida entregada.  Como Cristo, con el propósito de Cristo.  Somos Cristo.  Nunca lo sabemos más que en la Eucaristía.  Esta es la forma, la condición de siervo propia de Cristo y de los cristianos.  Nos muestra la profunda significación del lavado de los pies en la última cena: nos muestra el amor, la humildad y la entrega de Cristo que  habría de culminar en la cruz y con quien comulgamos en la Eucaristía.  Es Jesús quien se nos da en el sacramento.

El sentido de la santidad divina hace que San Agustín advierta que al Señor eucarístico no se debe acercar nadie para comulgar si no está bien dispuesto.  El que esté en pecado de idolatría, homicidio, adulterio, y de otros pecados que él enumera, necesita hacer penitencia.  

En verdad, su sacerdocio le permite presidir y servir a su pueblo llevándolo a la máxima comunión con el sacrificio salvador del Señor y desde esa comunión, vivir la vida cotidiana según el Evangelio y anunciarlo a los no creyentes.

3. Pastor de su pueblo.  Preside con su amor

Caridad pastoral

En el caso ejemplar de Pedro, Agustín muestra  que el de pastor es oficio de amor: “En efecto, a Pedro, ... (el Señor) le dice: Pedro ¿me amas?  El respondió: Señor, te amo.  Apacienta mis ovejas.  Y habiéndole dicho por tres veces: Pedro, ¿me amas?, entristecióse Pedro a la tercera interrogación, como si quien había visto la intimidad del negador, no viese también ahora la fe del confesor...Si, pues, le preguntó el Salvador después de la resurrección, no era porque ignorase la gran sinceridad del afecto que Pedro tenía por él, sino para que una triple confesión de amor, borrase la triple negación del temor” (Serm. 137,3).

“Admira, dice Agustín Trapé, la frecuencia y la variedad con las cuales el obispo de Hipona orquesta en sinfonías siempre nuevas el tema eterno del amor.  “Hermanos, cita al Santo (In ep. Jo.  9,11) yo no me canso de hablar del amor”.  A eso conduce la actividad humana, la revelación, la historia.  Lo habíamos visto por la historia humana, que resume en dos ciudades, y éstas en dos amores” (O.C. p. 230).

El amor de Dios y de uno mismo, que según su propia naturaleza no se contradicen, son presentados por San Agustín en su relación mutua, con la sabiduría propia de su genio: “No sé de qué modo inexplicable sucede que el que se ama a sí mismo y no a Dios, no se ama a sí mismo, mientras que quien ama a Dios y no a sí mismo, éste se ama a sí mismo” (In Jo. Ev. Tr. 123,5).

Y lo explica: “Dos amores, de los cuales... uno social y el otro privado han fundado y distinguido en el género humano dos ciudades... la de los justos y la de los inicuos” (De Gen. Ad litt. 11,15,20). El amor social abre al bien común, el de todos y para todos, sin exclusión de nadie, para comunión, unidad y felicidad de todos.  El amor privado clausura a la persona en sí y priva de la comunión de Dios y de los demás.  

San Agustín es conciente de su autoridad para  gobernar a la comunidad.  Sabe que debe dar cuenta ante Dios de su amor pastoral, como amor intenso y lúcido que busca  los caminos de santificación de su pueblo.  Sabe que “servir al único Dios es la razón de toda la Iglesia” (Ench. 15,56).  Y que “en esto consiste la religión cristiana: en servir a Dios y darle culto” (Jo. Ev. Tr. 23,5).  Por eso su predicación, sus audiencias, sus decisiones, sus visitas, sus viajes, se ordenan a este único fin.  Es notable su humildad en la corrección de los errores y pecados.  Con ocasión de su enseñanza sobre la  infidelidad matrimonial decía: “Cuando es realidad y se admite el hecho (de la infidelidad), cuando lo sé, corrijo, reprocho, doy el anatema y excolmulgo.  Pero, no obstante no consigo yo la corrección, puesto que ni quien planta es algo ni quien riega, sino Dios, que da el crecimiento... Cuando os hablo, os lleno de temor y os exhorto, es preciso que me escuche Dios y actúe de alguna manera en silencio en vuestros corazones” (Serm. 224).  Su apostolado es siempre presencia del amor de Jesús.  El  sabe que su pastoral es “amoris officium”  -oficio de amor-  en el que debe aún dar su vida si es necesario (cf. Jo. Ev. Tr. 123,5) como recordábamos antes.

Es pastor pero es siervo, es pastor para ser siervo de los siervos de Cristo.  Su pastoral es el amor de todos para acompañarlos, para exhortarlos a  la santificación, al abandono del pecado y a obedecer a la ley de Dios, una ley que en definitiva es el amor.  En el amor auténtico a Dios y al prójimo está asegurada la verdad y el bien de toda acción.  Por eso puede decir: “Ama y haz lo que quieras”.  

Nos dice Agustín: “Oyeron cuando se leía el Evangelio: “Quien entra por la puerta, ése es el pastor; mas el que sube por otra parte es ladrón y salteador”... ¿Quién entra por la puerta? Quien entra por Cristo.  Y ¿quién es éste?  Quien imita la pasión de Cristo” (Serm. 137, 4).  “Concédame el Señor fuerzas para amaros hasta morir por vosotros” (Serm. 296,5).

La  acción pastoral es la edificación de la Iglesia.  Es identificar a los fieles con Cristo.  Es lo que sucede en su perfección en la eucaristía.  Explica el Santo: “Reciban, pues, y coman el Cuerpo de Cristo, transformados ya ustedes mismos en miembros de Cristo, en el Cuerpo de Cristo; reciban y beban la sangre de Cristo.  No se desvinculen, coman el vínculo que los une; no se estimen en poco, beban su precio.  A la manera como se transforma en ustedes cualquier cosa que comen o beben, transfórmense también ustedes en el cuerpo de Cristo viviendo en actitud obediente y piadosa... Estas cosas las leían en el Evangelio o las escuchaban, pero ignoraban que esta Eucaristía es el Hijo  (hanc eucharistiam esse Filium)... Si reciben santamente esto... tienen vida en ustedes, pues reciben aquella carne de la que dice la Vida misma: “El pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo”... Teniendo, pues, vida en El, serán una carne con él” (Serm. 228, B 3-4).

La caridad pastoral nos identifica con el amor de Cristo salvador del mundo, que no quiso bajarse de la cruz sino resucitar del sepulcro (cf. Serm. 340, A. 5).

Esa generosidad total debe estar siempre presente en el pastor porque sólo así se ama de verdad.

Hay que amar a todos  y privilegiar a los más pequeños.  Hay que amar a los pobres: “El (Dios) me reclama lo que me ha dado; y lo que me dio, no me lo dio para que lo guardara, sino para que lo repartiera” (Serm. 125,8).

Lo que decía Agustín con la palabra, lo sostenía con su vida.  Vivía pobremente y se sabía hermano de los pobres, compañeros en la pobreza.  Vestía lo que le regalaban.  No quería ropas valiosas, aquel a quien cuando era joven le gustaba ser considerado elegante.  Pero si la caridad le indicaba usarlas, no tenía reparo en hacerlo, porque la caridad es la verdadera virtud, y sólo por ella el acto humano acaba de tener valor en la vida de los hijos de Dios.

Aunque la acción episcopal en asuntos de menor relación con lo espiritual no era lo que más le agradaba, sin embargo no la despreciaba.  La delegaba cuando podía, como hizo con la administración de los bienes diocesanos.  Cuando su intervención tenía especial significación para los afectados, la realizaba con diligencia, conciente de la amplitud de su condición de pastor.

C. San Agustín en el hoy de la Iglesia y del mundo.

Quien se acerca a San Agustín, a su persona y a su doctrina, no puede menos que sentir su influjo y el surgimiento de un deseo de participación en su sabiduría y   santidad.  Se lo siente muy cercano a la persona de cada uno y a los hombres de hoy.

No tengo duda  -lo he experimentado preparando esta exposición-  San Agustín tiene mucho que decirnos a los hombres de nuestro tiempo y en particular, a los obispos y pastores de la Iglesia.

Nos invita a ser esclavos de la verdad, de toda verdad, y en primer lugar, de la Verdad que es Cristo, en un mundo que como Pilato, pregunta qué es la verdad.

Nos invita a que asimilemos y  propongamos esa Verdad haciendo de voz del único Verbo del Padre, a un mundo de pensamiento débil, cuando no escéptico.

Nos impulsa  a ser íntimos de Dios en la oración, a ser su imagen en la gracia, a ser sus seguidores en el servicio pastoral, amando a los hombres y a la Iglesia hasta el fin, hasta la muerte, como Jesucristo.

Nos desafía a escribir la parte de la historia pascual de nuestro tiempo, presidiendo la acción de gracias, la alabanza y la entrega del sacrificio cotidiano de nuestros hermanos, en la fe, la esperanza y la caridad, las tres hermanas del alma. (V. Capanaga, O.C., p. 251)

Nos desafía a ofrecer en la Eucaristía el sacrificio pascual de Cristo, que es del Cristo total, para que el Señor de la gloria lleve a plenitud su amor a nuestro tiempo, y, en la alianza con su Pueblo, lo transforme en historia de salvación.

Nos invita al amor social, a amar el Bien Común que es Dios y los hijos y las cosas de Dios, en la Ciudad de Dios, que debiera atraer a los pueblos por la verdad de su palabra y la pureza de su amor.

Nos invita a redescubrir nuestro destino y a caminar hacia El, haciendo nuestras sus palabras: “Nos hiciste para Ti, e inquieto está nuestro corazón mientras no descanse en Ti”.


Esquema

A. Obispo y Pastor

1. Pastor amado por su pueblo. Pastor que ama a su pueblo
2. Pastor de la Iglesia católica
3. El Buen Pastor y los buenos pastores
4. Virtudes del buen pastor

B. Officium amoris

1. Dispensador de la palabra
1. Maestro y discípulo
2. Defensor de la fe

2. Dispensador de los sacramentos
Ministro de la gracia. El sacrificio de Cristo y de la Iglesia

3. Pastor de su pueblo.  Preside con su amor
Caridad pastoral

C. San Agustín en el hoy de la Iglesia y del mundo.
47 READERS ONLINE
INDEX
RSS Feed
back to the first page
printer-friendly
CARDINALS
in alphabetical order
by country
Roman Curia
under 80
over 80
deceased
ARTICLES
last postings
most read articles
all articles
CONTACT
send us relevant texts
SEARCH