Llu Cardinal Mart Llu Cardinal Mart
Function:
Archbishop of Barcelona
Title:
Birthdate:
Apr 29, 1937
Country:
Spain
Elevated:
Nov 24, 2007
More information:
Send a text about this cardinal »
View all articles about this cardinal »
Spanish Discurso del Sr. Cardenal de Barcelona, Dr. Lluís Martínez Sistach, en la entrega del IV Premio Internacional Conde de Barcelona
Oct 16, 2012

"Quando mi è stato dato l’incarico, che molto mi onora, di presentare Sua Eminenza il Cardinale Tarcisio Bertone, Segretario di Stato di Sua Santità, in questo atto, mi sono ricordato del titolare del giornale "La Vanguardia" il giorno in cui si ha dato la notizia della concessione alla sua persona del prestigioso Premio Internazionale Conde de Barcelona.

Quel titolare parlava del cardinale Bertone come di un "costruttore di ponti", títolo che definisce molto bene l'opera di un arcivescovo e cardinale, dato che l'etimologia della parola latina "pontifex" si riferisce proprio a colui che riesce a stabilire ponti di passaggio e comunicazione tanto tra Dio e l'uomo, come tra gli stessi esseri umani.

El cardenal Bertone fue designado titular de la Secretaría de Estado el 15 de septiembre del 2006 por el Papa Benedicto XVI, con el cual ya había colaborado estrechamente como secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Desde el cargo de Secretario de Estado, equivalente al de primer ministro de la Santa Sede y que le convierte en el más inmediato colaborador del Papa, viene desempeñando, con singular prudencia y tacto, una función clave en el Gobierno de la Iglesia en unos momentos especialmente complejos para la Iglesia y el mundo.

Templanza, prudencia y espíritu de apertura, en afinada sintonía con Benedicto XVI, son los méritos que el jurado ha querido reconocer en la figura del cardenal Bertone.

En el plano internacional el cardenal Secretario de Estado ha sido el artífice de importantes acontecimientos del actual pontificado como la visita de Benedicto XVI a Turquía, en noviembre del 2006, viaje particularmente importante para las relaciones del orbe católico con el mundo de las Iglesias ortodoxas y el Patriarcado de Constantinopla.

Asimismo, el jurado ha querido subrayar la tenaz y constante labor del cardenal Bertone a favor de una transición pacífica en la isla de Cuba, por él visitada, en el que la Iglesia católica está teniendo un relevante papel, que puso de relieve toda su importancia en el viaje del Papa a México y a la isla antillana, que ha sido un auténtico éxito, sin olvidar el buen hacer en la preparación y realización del reciente viaje del Papa en el Líbano, que ha sido un auténtico éxito.

Por lo que se refiere a España, el cardenal Bertone ha dirigido y coordinado los dos viajes realizados por Benedicto XVI a nuestro país: el de Santiago de Compostela y Barcelona, en noviembre del 2010, con motivo del Año Jacobeo y de la dedicación de la Basílica de la Sagrada Familia, y el de Madrid, en agosto de 2011, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

Estos viajes –junto con el anterior a Valencia para el Encuentro Mundial de las Familias, en julio de 2006- han puesto de manifiesto el prestigio de la figura del Papa en la sociedad española, el arraigo del catolicismo en España y una sabia y prudente inserción de la Iglesia católica en el sistema democrático, tal como expresó el mismo Santo Padre, al concluir su estancia del año pasado en Madrid, después de escuchar las palabras de despedida del Rey Juan Carlos I, señalando que nuestro país, en una convivencia sanamente abierta, plural y respetuosa, sabe y puede progresar sin renunciar a su alma profundamente religiosa y católica.

Como constructor de puentes, el cardenal Bertone ha contribuido de una manera decisiva a robustecer los viejos puentes de la sociedad catalana con Roma y en especial con la Sede Apostólica. Aquí cabe destacar la magnífica visita de Benedicto XVI a Barcelona para la dedicación de la Basílica de la Sagrada Familia, una emocionante ceremonia que sabemos que dejó un recuerdo imborrable en el Papa y en su cardenal Secretario de Estado. Esta visita se ha podido completar con la exposición sobre Gaudí en el Vaticano, con la que Barcelona ha querido rendir honor a la persona de Benedicto XVI y expresar la gratitud de la ciudad y de toda la Archidiócesis a todos aquellos que han hecho posibles estos dos acontecimientos tan relevantes para Cataluña.

Deseo destacar, asimismo, que en el cardenal Bertone, Cataluña ha encontrado una cordial comprensión de nuestra personalidad, de nuestra lengua y de nuestra cultura, hasta el punto de que podemos llegar a decir que, cuando él está entre nosotros sabemos que se encuentra a gusto, como en su propia casa, por lo menos como en una más de sus casas de adopción. Así se ha puesto de relieve desde muchos años atrás, con las visitas del entonces obispo y más tarde arzobispo con grupos de sacerdotes a la ciudad de Barcelona y al monasterio de Montserrat, visitas de las que ha nacido una verdadera amistad del cardenal con esta archidiócesis y ciudad condal y con el santuario y cenobio benedictino.

Más recientemente, esta comprensión y esta amistad se puso de relieve con motivo de la venida del cardenal Secretario de Estado a Cataluña para la beatificación, en la basílica de Santa María del Mar, del primer religioso capuchino catalán elevado a los altares, el padre Josep Tous i Soler, fundador de la congregación de las Religiosas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor. En esta circunstancia, además de Barcelona, el cardenal visitó Igualada –ciudad natal del padre Tous- y el monasterio de Montserrat, donde presidió uno de los actos más significativos de los muchos allí celebrados a lo largo del año: la “Vetlla de Santa Maria”, especialmente orientada a los jóvenes, y que se celebra en la noche anterior a la fiesta patronal del santuario, el 27 de abril.

Se ha dicho que la infancia es la patria de todo hombre a lo largo de toda su vida. Me resta referirme a la infancia y a la vocación salesiana de nuestro estimado cardenal. Nacido en Romano Canavese, en la provincia de Turín y en el Piamonte en el seno de una familia profundamente cristiana, fue el quinto de los ocho hijos del matrimonio. Cursó los estudios de bachillerato en el Oratorio de Valdocco, una institución de primer orden en  la historia de la Congregación Salesiana, pues fue la primera obra educativa fundada por Don Bosco, acompañado en esa obra todavía por su madre, la entrañable “mama Margarita”. Ya entonces, como ha confesado él mismo, estaba especialmente interesado en las relaciones internacionales.

Pero el clima salesiano impactó su espíritu y, después de un cuidado discernimiento, el 24 de mayo de 1949, comunicaba a sus padres su decisión de ser sacerdote en la escuela espiritual y en la obra de Don Bosco. Ha contado el mismo señor Cardenal que sus padres, que cada año peregrinaban a Turín y a la Basílica de María Auxiliadora –esa advocación mariana tan salesiana-, quedaron bastante sorprendidos, porque nunca hasta entonces habían escuchado de sus labios esta intención. Y ha contado, también, que le dijeron: “Si el Señor lo quiere, nosotros no ponemos ninguna objeción; es más, estamos contentos, pero recuerda que dependerá de ti el ser fiel y, por tanto, recuerda siempre que eres tú el que ha tomado la decisión”. Todo un ejemplo para los padres cristianos ante la posible vocación sacerdotal o religiosa de sus hijos.

Y así, a los 16 años, en 1950, hizo su primera profesión como salesiano y fue ordenado sacerdote en 1960. Licenciado en Teología por la Facultad Teológica Salesiana de Turín, obtuvo el doctorado por el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma, donde además realizó la licenciatura y el doctorado en Derecho Canónico.

En 1967 asumió la cátedra de Teología Moral Especial en el Ateneo Salesiano de Roma, hoy Universidad Pontificia Salesiana. En ella ha sido también decano de la Facultad de Derecho Canónico, y desde 1989 a 1991, fue asimismo su rector, años en que por afinidad común en los quehaceres canónicos tuve la satisfacción de conocerle. En 1991 fue nombrado arzobispo de Vercelli, en el norte de Italia. En 1995 el Papa Juan Pablo II le llamó a Roma como secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en ella pudo tratar y colaborar con el entonces prefecto de aquella Congregación, el cardenal Joseph Ratzinger. En el año 2003, Juan Pablo II le nombró arzobispo de Génova y en noviembre de aquel mismo año fue creado cardenal.

El Papa ha encontrado en el Cardenal Bertone un colaborador fiel y eficaz. Recientemente, el pasado 2 de julio, el Santo Padre le ha reiterado su estima en una carta en la que le decía: “Deseo expresarle mi profunda gratitud por su cercanía discreta y sus sabios consejos, que me han ayudado particularmente en estos últimos meses”. A la vez, Benedicto XVI le renovaba su confianza personal, como ya tuvo ocasión de manifestarle en una carta de 15 de enero de 2010, cuyo contenido para el Papa permanece invariable.

Desde el 4 de abril de 2007, une a su condición de Secretario de Estado la de cardenal Camarlengo, o administrador de la sede pontificia que desempeña un importante papel en el período de “sede vacante”.

Pero me atrevo a decir que la patria espiritual del cardenal Bertone, llamado a todas estas altas responsabilidades, está siempre en la de aquel niño del oratorio de Valdocco, de aquel alumno del Liceo Salesiano de Valsalicie, en Turín, y en aquel joven del noviciado salesiano de Monte Oliveto, en Pinerolo. Por entonces, no podía saber que su consagración a Dios le llevaría mucho más allá de la congregación salesiana, en obediencia a lo que la Iglesia le iría pidiendo. Tampoco podía intuir que, sorprendentemente, en una etapa de su servicio a la Santa Sede, iba a recuperar su propósito juvenil de dedicarse a las relaciones internacionales.
Con todo, el carisma de Don Bosco ha impregnado la personalidad y las altas responsabilidades del cardenal Bertone, conservando siempre un estilo sencillo, cordial y, creo no equivocarme, juvenil y deportivo, cercano a las personas, a los jóvenes y a los pobres.

Gracias, eminentísimo señor Cardenal, por esta nueva visita suya a Barcelona para recibir este prestigioso galardón. Gracias en nombre de la ciudad, de esta ciudad que me atrevería a calificar de profundamente salesiana, pues se honra en conservar el recuerdo de la visita realizada a ella  por San Juan Bosco en 1886, dos años antes de su muerte y recibido ya en olor de santidad. De esta visita conservamos las obras salesianas que él inspiró y promovió desde Turín y con ocasión de su estancia aquí, obras educativas y sociales al servicio de la promoción de los sectores populares, que han merecido y merecen el reconocimiento de esta ciudad industrial y laboriosa. En especial tenemos el recuerdo de aquella visita en dos de estas obras, expresión de esta especial sintonía de la ciudad y sus hombres y mujeres con Don Bosco: las Escuelas Profesionales Salesianas de Sarrià y la basílica del Tibidabo.

Cuando el santo visitó la finca de la familia Martí-Codolar –, que le fue ofrecida y que hoy es la sede de diversas instituciones salesianas- quiso que le acompañaran hasta allí los alumnos de los entonces llamados “Talleres Salesianos”, que ya estaban en funcionamiento. Una histórica fotografía ha dejado constancia de la presencia de Don Bosco allí rodeado de niños y de sus amigos catalanes, entre los cuales estaba también doña Dorotea de Chopitea, su gran protectora en Barcelona, dama de una gran sensibilidad y eficacia social, pues fue la promotora de 30 instituciones educativas y benéfico asistenciales entre nosotros y tiene incoada la causa de canonización.

I quan el Sant va visitar la Basílica de la Mare de Déu de la Mercè, patrona de la ciutat, de l’arxidiòcesi i de la província eclesiàstica de Barcelona, un grup de laics li van oferir allà mateix el títol de propietat d’uns terrenys on ara s’eleva la Basílica del Sagrat Cor de Jesús, al Tibidabo, tan emblemàtica en l’horitzó urbà de la nostra ciutat. Apareix, doncs, la preocupació per l’educació i la promoció de la joventut i l’interès, també, per fer present Jesucrist i el seu Evangeli entre nosaltres amb la imatge del Sagrat Cor que sembla que vol abraçar tota la ciutat. Aquests són alguns dels records dominants de l’obra salesiana en la nostra ciutat.

Grazie, Eminenza, per essere tornato a Barcellona, a ricevere un premio che ha veramente meritato. Tutti noi lo accompagnamo in questo atto di riconoscimento, con affetto e soddisfazione".

Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20120926/54351137732/discurso-del-sr-cardenal-de-barcelona-dr-lluis-martinez-sistach-en-la-entrega-del-iv-premio.html#ixzz29RjfZd4J
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

http://www.lavanguardia.com/politica/20120926/54351137732/discurso-del-sr-cardenal-de-barcelona-dr-lluis-martinez-sistach-en-la-entrega-del-iv-premio.html
39 READERS ONLINE
INDEX
RSS Feed
back to the first page
printer-friendly
CARDINALS
in alphabetical order
by country
Roman Curia
under 80
over 80
deceased
ARTICLES
last postings
most read articles
all articles
CONTACT
send us relevant texts
SEARCH